Por el derecho de IR Y VENIR con libertad…

octubre 31, 2011

Respete las sendas peatonales…

Respete los lugares reservados en los estacionamientos…

Respete las rampas de las esquinas…


Sin aprietos!

agosto 24, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

El post de hoy, todavía en la secuencia sobre París, puede parecer medio extraño para los ‘personales’ infiltrados en la Matrix (aquel pueblo que no es malterminado, pero ayuda a empujar la causa de un mundo más accesible para todos hacia el frente!).

Allá en la capital francesa, por la primera vez, este señor de edad, medio tarambana, dueño de una Kombi vieja, hizo pipí…. en la calle!!! :( :(

Calma que ya les explico, pero no anden pensando que dejé de ser un ‘niño bueno’ para ser un puerquito zafado…  :P

Antes de embarcar en el vuelo de diez horas para París, fui a la casita del aeropuerto de Guarulhos para aliviar la presión de las partes… Claro que como estoy comprometido con este blog y con estos incansables lectores y apoyadores, saqué un retrato del lugar.

Esta vez, el baño accesible no estaba ocupado por ninguna rubia zafada :( , pero, vean que el soporte del papel “higienérico” está lejos y roto. Comenzamos a tirar un pedacito y se vuelve serpentina… :D

La válvula que lleva los víveres para el más allá, no es la indicada para un WC de personas con discapacidad. Quiero ver un ‘cuadri’ que consiga apretar el coso… Al final no le saqué foto, porque el espacio era muy apretado para dar ángulo, pero el espejo de la bacha no era inclinado. De esta forma, quien está en la silla de ruedas sólo ve unas puntas del pelo y, como mucho, la frente… :0

Si el ‘chofer’ del colectivo volador no aterrizara con delicadeza en el suelo del aeropuerto Charles de Gaulle, cosa que hizo, el tío se habría orinado a bordo, no iba a poder aguantar… Pero todo salió bien y, así que desembarcamos, mandé el caballo para el baño francés…

Vean que las diferencias son marcadas… Tiene hasta un telefonito para que el estropeado llame a la casa para decir que llegó bien…. mentiiiira! :D . Es un teléfono de emergencia en caso de que la persona con discapacidad tenga algún incidente.

Allá, como en otros diversos locales, había un papelito para forrar el trono y para dar la descarga, bastaba tocar suavecito un botoncito (toy tan “ito” hoy, no?). Ah, y noten que el espejo está inclinado, la canilla es de fácil accionamiento, en fin, todo derechito!

En el hotel, que tenía diecisiete, eso mismo, diecisiete, departamentos accesibles, el baño era tan grande que, como dicen los portugueses, era una verdadera ‘casa de baño’! Calen que las puertas del box se abren de forma que dejar un excelente espacio de maniobra.

Todos los inodoros de baños accesibles que usé por allá eran así, suspendidos. Me parecieron copadosparacaramba.com porque consigo posicionarme mejor con la silla, si es que me entienden… . Otra cosa muy interesante es que las barras de apoyo son retractiles. Si vos precisás, las bajás, en caso de que no necesités y precisés de más espacio para reflexionar, las subís!

Los edificios históricos, con visitas públicas, tienen baño accesible. Hasta que para eso  precisen improvisar. Esta puertita de madera, antigua, está en el complejo da Saint Chapelle, es una casita para los malterminados.

En París, los pie de patos yo y mi diosa :P , perdemos la noción del tiempo. Entonces, rodábamos, rodábamos, rodábamos y hasta nos olvidábamos que teníamos que dar aquella urinaaada, al final, el calor era mucho y le dábamos al agua. En una de esas situaciones, estábamos en los Jardines de Luxemburgo y, de repente, me vinieron aquellas ganas de hacer un pipí. Pensé: “estoy en la lona, o mejor, en aguas… parques no tienen baños para rengos”.

Pero, antes que yo me perjudicara :S , hey que surge una casita accesible. Debido al aprieto, no le saqué fotos, sorry, pero había y era toda arregladita.

Como dije al comienzo del texto, este tema de WC puede parecer extraño para los mortales comunes, pero, para los ‘matrixianos’, saber si hay accesibilidad en este sentido es fundamental.

Aquí en Brasil, baño accesible es casi una rareza en lugares de gran concentración de personas. Nosotros que nos matamos para abstraernos de la idea de que precisamos hacer las propias necesidades. :(

Bien, pero lo más interesante lo dejé para el final. Si, yo hice pipí en la calle, casi al pié de la torre Eiffel… pero en un baño público, mi gente! Aeeeee

Los baños que están en la vía pública, hay varios desparramados por la ciudad, son accesibles, limpios y gratuitos, juro. Entra hasta una silla grandota!

Confieso que me entusiasmé más que novia virgen en noche de nupcias con la posibilidad de poder usar el espacio. Parece una pavada, no?! Pero para quien siempre queda por fuera de todo, estar dentro de algo tan básico, es para sentirse más ciudadano!

* Imágenes del archivo personal


Lugares para hacer arte

agosto 11, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

No se la razón, pero tampoco me puse a investigar, ya que me encantó ahorrar unos euros :D : en París, ‘malterminados’ y sus acompañantes (uno sólo, no? Nada de pandillas ;) ) no pagan nada para entrar en los museos y en exposiciones de arte.

Las personas con discapacidad y los ancianos tampoco hacen fila en locales de concurrencia pública, van de una al frente de todo el mundo! … Las personas que trabajan en esos locales atienden a los ‘matrixianos’ muy bien y el derecho a la prioridad es clarísimo para ellos.

Foto de una gran escalinata de acceso al Museo de Orsay

El primer museo que fui con la patrona fue el Orsay, con arte más contemporánea, unas casitas en el campo, unos retratos, unos jardines, unas florcitas… cosas que aprendemos en el primario, pero que poca gente tiene el talento suficiente para hacer bonito :(

Cuando se forma un atropello en frente de alguna obra importante, hay siempre un guardia que abre camino para el rengo entre los grupos de japos, alemanes, paraguayos, gauchos…

Foto de Jairo montado en su "caballo de ruedas" frente al Museo

Cuando el rengo entra en el museo, los funcionarios dan un mapa específico sobre la accesibilidad del local indicando ascensores, rampas, baños reservados.

Mi gente, era muuuy loco. Yo apretaba un botoncito, en el medio de una sala de exposición y, de la nada, se abría una puerta y ahí había un ascensor… ah, hablá en serio… yo me sentía un sultán…

Foto de Jairo frente a un ascensor

En el Museo de Louvre, una estructura física más compleja e infinitamente mayor que la del Orsay, la vida de quien tiene discapacidad también es mielcita en el chupete… Es todo accesible y el paseo muy ameno.

Foto de Jairo y su novio con el Museo del Louvre atrás

Si pinta un local con tres, cuatro escalones, al lado tiene un elevador, juro. Miren mi pose de magdalena arrepentida dentro de uno de ellos…

Foto de Jairo en un elevador montado al lado de la escalera

Cuando nos perdíamos en medio de las salas y no encontrábamos los accesos, nuestra cara de cachorro que cayó del camión de la mudanza era suficiente para que un funcionario se ofreciese a ayudar y guiar.

Foto de Jairo en el elevador

Lo que molesta un poco la vida de cualquier turista dentro del Louvre es que hay mucha gente más preocupada en sacar fotos que en ver las obras…:S

Foto de Jairo en un pasillo del Museo

Entonces, hay lugares como las instalaciones de Napoleón, que estoy pensando en copiar la decoración para casa (lo duro va a ser encontrar aquel terciopelo :P ), que para transitar es bien complicado, debido a la cantidad de gente disparando clicks.

Foto de un salón con alfombras, mesas vestidas y grandes lámparas tipo arañas

Pero el gran momento de la visita al Louvre fue el encuentro de la tal “Mona Lisa”. Aquí en São Paulo, hay un montón de ‘monas’, pero disputada igual aquella de París yo nunca vi… :D .

Foto sacada de arriba de una gran multitud, lejos se ve el cuadro de la Gioconda

Aquí, la entrada de la sala donde está la pintura. Quien saco la foto fue mi diosa, poniéndose en punta de pies y levantando los brazos… yo no veía nádegas… ops, sólo veía nádegas :P .

Foto de una gran multitud frente al cuadro

El pueblo se junta frente a la obra y no sale ni con rezos. En estos momento, dar prioridad para quien tiene discapacidad es complexo…. pero…. heita que surgen los tipos de seguridad y… Ta! allá el tío, todo pimpóm, al lado de la “Gioconda”! Aeeeee

Foto de Jairo frente al cuadro de la Gioconda

Y del otro lado de la cuerdita quedan los “normales”…

Foto de una gran multitud atrás de la cuerda que separa del cuadro

En fin, visitar los grandes museos de París es un placer inolvidable y totalmente posible para malterminados. Y no es porque las construcciones son del tiempo del congo que ellos no alteran la estructura para promover el acceso pleno. Eso es pura patraña.

Foto de Jairo viendo cuadros

Da para modificar, en edificios históricos, conservando su valor… bastan buenos arquitectos, buenos ingenieros, buena voluntad y ciudadanía.

También paseé con la patrona por la Pinacoteca de París, donde vimos cuadros de Edward Munch, y también espiamos una exposición llamada “Paris D´Amour”, que está dentro del Hotel de Ville… díganme si no somos romanchichos?

Foto de la Pinacoteca desde la vereda de enfrente

Foto del cartel de exposición "París D'Amour", que consiste en varias fotos blanco y negro de parejas, con el título de la exposición en letras rojas

Para entrar en el local de exhibición del hotel y ver fotos de parejas súper variados viviendo el amor en París, era necesario superar unos ocho escalones, pero… al ladito, había un elevador.

Foto de la escalera de ingreso con la cabina del elevador a la derecha

El de seguridad luchó para conseguir hacer funcionar el aparato, pero, sin problemas… había también una rampa… el elevador era un “plus extra” ;)

* Imágenes del archivo personal


Parisiando

agosto 5, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

“Zimininos”, mirá quien volvió?!:D .  Para los que ya estaban ‘mortos’ de nostalgias, el tío está aquí, dando secuencia al humilde proyecto de dominar el mundo para los matrixianos!

En esta semana, como soy más elegante que tener billete de cincuenta en la billetera :D , les voy a contar un poco sobre mis ‘rodadas’ por París durante las vacaciones! Aeee A pesar de que en la Globo hayan dicho ayer que no debemos colocar fotos de viajes en las internets por causa de los secuestradores, me voy a arriesgar. Pero aviso que hice el viaje después de juntar mi ‘salario familia’ por meeeeses, vio? :0

Hoy, voy a contarles un poquito sobre cómo es la accesibilidad por las calles de la capital francesa. Otros temas, iré a abordar en las próximas semanas, ok?!

El laburo de cruzar el océano atlántico en si fue mega ultra tranquila. Durante el vuelo de ida, las gentes del avión preguntaron cuatro veces si yo precisaba ir al baño a dar aquella urinaaada. Si yo no fuese comprometido, corría el riesgo de enamorarme por alguno de los comisarios… :(

Encontré bien buena la preocupación y la preparación de la tripulación con un ‘malterminado’. Pero mi vejiga es igual a un tanque de agua de 500 litros y enfrenté de pelos las diez horas a bordo del colectivo volador. En caso de que alguien precise, las compañías aéreas tienen una silla de ruedas ‘pequetitica’ que auxilia para llegar hasta el baño.

Diferente que en Nueva York, en los Estadosunidos, para mi, un rengo suelto, solitario, en París, tendría dificultades y tendría que planear muuucho su trip para no quedarse llorando parado viendo el río Sena… :S

“Uay, Zairo, pero no es la Zoropa entera un mundo más consciente sobre las necesidades de las personas con discapacidad?” Sin duda que si, mi gente, pero sucede que resolver totalmente los desniveles de una topografía, a veces, hostil para una silla de ruedas es bien complicado.

Foto de una vereda de París, se la ve bien lisita, no son baldosas sino un alisado.

 

Foto de Jairo en su silla de ruedas antes de bajar por una esquina con rampa.

Las veredas son impecables. No, no tienen esa pozería con la que convivimos aquí, son anchas y lisas. Hay rampas en toooodos los lugares, pero hay también pendientes (pequeñas, medias e ‘insubibles para rengos’), lo que facilita mucho es que el ‘malterminado’ tenga un empujador!

Foto de un cruce peatonal con vados en la esquina.

En las proximidades de algunos momentos o puntos turísticos de la city, como por ejemplo el Museo de las Armas (uy), el acceso es por piedras y aguantar los golpes en la silla es misión para gente como yo, que tiene el núcleo blando…

Foto de una calle adoquinada

Pero, en la mayoría de las atracciones históricas el acceso está bueno, bien hecho, fácil. El secreto es: te encontraste con una escalera? Busca información que habrá un acceso por rampas.

Foto de un paseo peatonal, se ve la vereda bien lisa

Sucede que estamos hablando de una capital más antigua que usar camisa por adentro del pantalón, no?! :D Entonces, quien es medio arruinado como yo y mi patrona, sale explorando las ciudades por las calles y se encuentra con puntos cuya travesía de una calle está hecha por túneles subterráneos con acceso por escleraaaas!

Foto de Jairo señalando unos escalones en un paseo

Ahí, la solución es andar siempre con un mapa y hacer un camino un poco más largo para llegar a los lugares. Generalmente, hay indicaciones en carteles diciendo: “rengos tan estropeados por aquí. Evite”.  

Una de las cosas que más llamó nuestra atención de aldeanos , y que existe en buena parte de los cruces parisienses movilizados fue esta cajita pegada en el poste de la foto ahí abajo!

Foto de un poste que tiene una cajita marcada con el Símbolo Internacional de identificación de las personas con discapacidad visual

Y claaaaro que fuimos a meter la mano para saber lo que era… o mejor, ELLA fue allá a apretar el botoncito y…. el poste habló con nosotros … :( Cuando es accionado, el aparato emite, por un parlante, una información de localización.

“Ustedes están en la avenida fulana de tal, esquina con la calle mengana. Aguarde orientaciones para cruzar.” De repente, la voz del más allá dijo, al ponerse el semáforo en rojo: “Ahora podés cruzar”… y comienza una cuenta regresiva de tempo! O sea, las personas perjudicadas de las vistas tienen atención especial y más autonomía en el ir y venir en París!

Foto del semáforo

Algo que vale la atención no sólo de los ‘matrixianos’ es que los automovilistas franceses son bien ‘sangre en los ojos’ y no están muy ahí con la batata de sendas peatonales. Ellos van avanzando, paran encima de las personas, y bue. Tocan la bocina muuuy poco, pero no dan prioridad con mucha facilidad. Es necesario prestar atención.

Transitar por la “ciudad luz” siendo una persona con discapacidad es bien posible, es placentero, es confortable, pero va a haber obstáculos que con un poco de paciencia y espíritu de “ay aquí es tan lindo que vale la pena” sale bien.

Foto de un cruce peatonal con vados

Tal vez, alquilar una silla motorizada pueda facilitar algunos paseos, pero no lo evalúo como fundamental!

El jueves que viene les cuento más de París!

* Imágenes de archivo personal


Sillas en el cine

mayo 12, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

Desde chico que voy al cine. Me acuerdo que era un programón ir los sábados al cine Santa Helena, en el centro de la ciudad, junto con otras decenas de amigos que se peleaban para empujar mi “carruaje”.

Hoy, el lugar, que no tenía escaleras y yo entraba cómodo (no se la razón) se convirtió en una casas de electrodomésticos de cadena.

Ya leí cierta vez, pero no consigo recordar quien lo escribió o dijo, si alguien sabe, please, diga en los comentarios, que: “después de la invención del cine pasamos a vivir dos veces más”. Wow, y es así mismo!

El cine nos transporta para otros países y planetas, nos presenta emociones agudas y profundas, nos da rabia, nos da alegría, nos permite tener contacto con otras culturas, con otras realidades.

Bueno, pero, y con eso? El tío ya vivió buenas aventuras para sustentar este vicio por la pantallota. Las salas de exhibición “mudernas” empujaron a los rengos a un desconforto sin igual: el dolor en el cuello.

Yo les explico porque soy “minino bueno”. Ya repararon que el 90% de los cines tiene escaleras? Y no es escalerita, no, son escalinatas gigantes para acceder a los mejores lugares, para degustar la peli de un ángulo donde el beso de los actores sea hasta más romántico.

El resultado? Quien es de la Matrix tiene una opción: Quedarse en el lugar más bajo, con la nariz pegada a la pantalla. Como mi derecho de elegir queda limitado, con la mayor cara de piedra, yo siempre… pago media entrada!!!!  (H) . Sin el menor pudor, yo pago media entrada.

Voy mucho al cine solo. No me importa, no, lo que realmente me gusta es el arte. Cierta vez, sin embargo, el “hombri” de la ventanilla quería porque quería que yo me quede en un lugar más alto.

“Yo lo subo, ‘muchacho’! No hay problema! Te coloco allá en lo alto y, al final de la película, te vengo a buscar. Es mejor. La visión es mucho mejor”.

Gente, yo cedí. Abracé al tipo (no hubo sentimientos :D ) y fui a quedarme allá en las alturas. La silla de ruedas él la llevó sabe Dios para donde. Si, claro que todo el mundo ya sabe lo que sucedió.

La peli acabó y yo transpiraba frío. Era la última sesión de la noche. La gente iba saliendo y nada de que el tipito aparezca con mi silla o hasta con aquellos brazos fuertes (uuuy) para sacarme de allí. Pedí socorro al último cristiano que salía de la sala y evité dormir ahí mismo.

Cuando voy a ver una película, generalmente, no me quedo en mi silla. Paso para el asiento confortable, no? Toy pagaaaando, ué! Ahí coloco mi caballo al lado y me pongo a comer pochoclo, bien lindo.

En una de esas pelis disputadas de la vida, del tipo ‘batmén” entra un señor, ya con las luces apagadas y los treilers comiendo la pantalla. Él busca, busca, busca una silla… y encuentra!!! Encuentra mi silla de ruedas! …. y se sienta!!! :(

Yo no sabía si me reía o si lloraba de “rabia”. “Zente”, él demoró en percibir que estaba más bajo que la persona que estaba al lado de él (yo, mismo)…. ahí él se dio cuenta de que había metido la pata.

Sabés cuando vos entrás en la sala equivocada y salís disimulando? Entonces, así hizo el tipo!

Y este asunto de sólo poder quedarse en los lugares de ahí abajo casi me rinde un noviO :D . Voy mucho al cine de un shopping de aquí de la city que es famoso por ser frecuentado por el público gay.

No, gente, no soy gay (por lo menos que yo sepa :P ), pero me gustan los lugares donde facilitan la vida del rengo. Y, ahí, es así. Desde el estacionamiento hasta el cine. Ellos, “incrusible”, cambiaron los lugares de los rengos en las salas porque, por el proyecto inicial, era pésimo.

No hacen más de lo que es obligación, claro, pero fue una iniciativa que ni todos los empresarios tienen. Bueno, pero volviendo. Fui a ver aquella peli “El Secreto de la Montaña”, que, para quien no la vio, cuenta una historia de amor entre dos cowboys (toy mona, hoy, no?).

En la fila de las sillas de abajo sólo estaba yo. Las personas “normales” quedaron todas encima, en los lugares buenos, es obvio. Pero, he aquí que viene un pollito de esos flaquitos, bien flaquito… se sienta a mi lado… y dice así:

“Te voy a hacer compañía porque es muy feo ver películas ‘romanchicas’ así tan solito, tá?!”.

Me helé, gente, me helé y me trabé, para ser sincero. Imaginate si resolvía besarme, llevarme a la casa para criarme?! Pero se comportó, juro. Sólo que lloraba tanto, tanto que casi el desenlace de la peli cambia para Titanic de tanta agua en los “zóios”.

Bueno, pero, mi amigo Evandro Bonocchi, que hace ilustraciones, proyectó una sala de cine “amiga del rengo”. Vean ahí!

Vean que los lugares demarcados para la silla queda en lo alto, cerca de la entrada. Así, podemos ver la peli sin quedar con el cuello “dilorido”. Como hay rampas laterales a lo largo de la sala, las opciones de elección también se diversifican!

Existen algunos cines así, en São Paulo, pero, son pocos. Entonces, voy a seguir pagando media-entrada y tomando dorflex por un buen tiempo.


Que los niños vuelvan a la calle

mayo 11, 2011

Francesco Tonucci

“Si los niños pudiesen de nuevo salir solos de sus casas se resolverían muchas contradicciones que hoy hacen difícil su vida cotidiana y la de la misma ciudad. La infancia pasa hoy mucho tiempo en casa, y es en el hogar donde se dan, según las estadísticas, el mayor número de accidentes. ¡Los mantenemos dentro de casa para defenderlos de los peligros externos y los dejamos precisamente en el lugar más peligroso! Pero el espacio doméstico siempre será peligroso, por más prevención que hagamos, si el niño pasa la mayor parte de su tiempo dentro de casa sin saber qué hacer.

Niñas y niños pasan demasiado tiempo frente al televisor, cuestión que preocupa a todos los padres y educadores occidentales. Ciertamente, podemos prohibirles que vean mucha televisión, pero esto supone vivir un continuo conflicto con ellos. Sin embargo, podemos hacer realidad la única experiencia que, en todas las encuestas, es más deseada que el ver la tele: jugar con los otros niños.

Los niños van a la escuela sin tener experiencias personales, vivencias individuales que comunicarse y confrontar con los otros, puesto que viven en grupos preconstituidos en las diversas escuelas a las que asisten, sean públicas o privadas; y asisten a los mismos espectáculos que les ofrece la televisión, iguales para todos. También la propia escuela, para cumplir bien su tarea de momento de elaboración cultural, a partir de los conocimientos del alumnado, tendría necesidad de unos niños más autónomos, más ricos, más protagonistas. Repensar la ciudad, quererla distinta, adaptada a todos, incluso a la infancia, es una necesidad urgente; no se trata de retroceder hacia el pasado en busca de un romanticismo rural o de barrio de los años 40, sino de preparar para un futuro distinto, no exclusivamente controlado por la producción comercial. Un futuro en el que exista el deseo y la posibilidad de pensar en el bienestar y en la solidaridad. De ese futuro, los niños son símbolo, reto y garantía.”

Repensar la ciudad, quererla distinta, adaptada a todos, incluso a la infancia, es una necesidad urgente… nosotros diríamos “adapta da todos, incluso a las personas con discapacidad”… pero es lo mismo… hablamos de lo mismo… pensar una ciudad accesibles es pensar una ciudad que todos podamos usar…


Dulce hogar

abril 13, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

Mucha gente se sorprende cuando digo que vivo solo. Está bien que en mi caso no es bieeen solo porque tengo una tortuga de mascota, Cecilia… :$

No hay grandes trucos para que un rengo viva ‘solito’ en una casa. El gran problema realmente es hacer que los otros lo crean y acepten que es posible que un ‘malaterminado’ puede ser totalmente independiente también en el hogar.

“Pero vo’ cómo hacés para vivir así solo, pibe?” “Vo’ no tenés miedo?” “Y podés hacer todo?” “Tu mamá sabe”? “El gobierno permite?”

Mi casa no tiene nada muy diferente. En la cocina, no hay armarios altos para colocar los bártulos. Amontono todo en lugares más bajos en los que puedo agarrarlos con facilidad.

El espejo del baño está más bajo y mis ropas están todas organizadas en un ropero con divisiones donde consigo agarrar todo sin grandes maniobras. Lo que queda más arriba son cosas de poco uso que cuando las preciso las tomo con la “manito agarradora” (una especie de gancho que prolonga, digamos así, tu mano) que me regaló Silvetz, allá de los “Estadusunidos”.

Para dar un arreglo en el desorden, tengo una secretaria que intenta arreglar todo el lío que hago aquí. No siempre ella lo consigue, la verdad…  :D

Busco también tener pocas cosas, nada de gran tamaño, para disminuir la posibilidad de darme golpes cuando paso de allá para acá…

Así y todo, las paredes, las puertas, los pies de las mesas están todos detonados porque termino acercándome mucho, chocándolos cuando llego más animado con las caipirinhas…  Ya debe haber, ciertamente, alguna sugerencia decorativa o de arquitectura que solucione eso. Pero, es batata, casa de rengo tiene marcas de ruedas en las paredes…

Por seguridad, estoy siempre con el teléfono a cuestas por si acaso sucede algo que precise de apoyo…. Así mismo, felizmente nunca me pasó nada y ya vivo solo hace unos seis años.

Creo que, de cierta forma, siempre disfruté esta posibilidad de hacer lo que bien entiendo de forma autónoma. Raramente, siento algún dejo de soledad. Veo TV, navego en las internets, trabajo, tengo citaaaaaaaaas!!!! Uhrúúúú

No puedo decir que mi casa es totalmente accesible. Es mejor decir que ella está adaptada a mis necesidades, pero no de forma perfecta, plena.

Todavía tengo un proyecto, que debo realizar en breve, de vivir en un lugar todo arregladito! Actualmente, hay horno, heladera, armarios hechos para que se acomoden a las necesidades de alguien con alguna discapacidad. También ya hay algunas constructoras que proyectan los ambientes pensando en los giros de las sillas de ruedas, en la altura de las ventanas y en puertas más anchas (sobre todo en el baño!).

Me gusta siempre saber y mostrar que caaaaasi todo es posible para este pueblo estropiado. No es preciso testear límites, pero es bueno conocer un poco de lo que vos podés hacer con independencia, aunque todos te vean como alguien sumamente dependiente.

Vivir solo, para mi, siempre refuerza mi identidad de “niñito bueno”, que tiene las riendas de la vida en las manos. Ciertamente he de renunciar de mi individualidad en el vivir cuando encuentre mi media naranja. Resta saber si va a demorar mucho… Será?!

* Imágenes retiradas de Google Imagens


¡Sepa dónde está pisando!

marzo 17, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

Gente, creen que ya estuve cerca de “xorar” en la calle, juro, de salir agua del “óio” de este chico lindo que yo soy :P porque la silla de ruedas se atascó en un bache de la vereda? Es en serio, “zente”, para los matrixianos que usan caballos, enfrentar estos paseos orilla el desafío de abrir veinte latas de aceitunas por día. 8-)

Es desnivel de un lado, es falta de padrón de todos lados, es pozo, es obra (obra de perro, “incrusíble” :( ), es arreglo hecho, es auto ocupando el espacio, es falta de espacio.

Para que podamos salir de casa, “zichiquillos”, tenemos hasta que pedir a los poderes de ‘Greiscon’ y volvernos He-Man, volvernos She-Ra (es más mi caso, no?) porque la vereda de la mayoría absoluta de las ciudades es un desafío a nuestra dignidad.

Ahhhh, si, los ciegos también tan sonados en esta. Caen en varias trampitas en los paseos. Sin decir que ellos precisan de un coso llamado piso táctil, que les da orientación para que ellos caminen con seguridad. Ya lo viste ahí cerca de tu suela? No? Son pocos los lugares que lo tienen realmente.

Bien, para hablar un poco sobre la “vereda de los sueños”, para explicar para todo el mundo lo que son las demarcaciones en el piso para orientar al pueblo que no ve… tchanammmm… pedí ayuda! Aeeee :D

Bianca, mi querida arquitecta Bibi, que es pala, ladrillo y cemento para toda obra, hace un texto explicativo que es impecable. Si un día yo consiguiera comprar unas telas para armar una carpa, el projecto será Bibi quien lo haga, “de seguro”!

Hay muchas cosas curiosas que ella explica. Está maravilloso. Entonces, quédense con la clase de veredas y de pisos táctiles dada por Bibi! Ah, si, para variar, están mis chistecitos en cursiva a lo largo del texto. Ui!

* – * – *

Seguramente, la vereda de los “sueños” sería bien diferente de las que vemos por nuestras ciudades, principalmente las más antiguas, que son muy estrechas. Por la legislación (en Brasil), las veredas ideales serían bien mayores, y, obligatoriamente, deberían tener una franja de servicios – donde estarían los postes, carteles, basureros, teléfonos públicos y también los árboles y vegetación.

Una franja libre, para el tránsito de los peatones, y una franja de acceso a los inmuebles, así, las personas podrían parar en la vidriera sin molestar el paso de nadie, así como, aquel barcito, puede colocar sus mesitas del lado de afuera (ay, si fuera todo así… yo ni querría morir, vio? :D )

Como arquitecta, siempre observé el diseño de las ciudades y de las construcciones con otros ojos, pero seguramente, después de la elección del tema para mi especialización – accesibilidad y diseño universal – la accesibilidad (sea ella externa o interna) pasó a ser como un filtro de mi visión:

Es la primera cosa que observo en las edificaciones y en las calles, tanto para los buenos cuanto para – lo más usual – los pésimos ejemplos. Y la accesibilidad no está solamente ligada a las rampas y nivelamientos del piso, sino también, en la implantación de los pisos táctiles o podotáctiles.

La utilización de los pisos táctiles busca atender no solamente la orientación espacial de las personas con algún tipo de discapacidad visual, sino a todos los individuos que circulan por los espacios, creando recorridos seguros que indiquen las direcciones a seguir y alerten sobre barreras o peligros potenciales existentes a lo largo de este recorrido. (Uuuuuia!)

En el caso de las personas con restricción visual total, la obtención de estas informaciones se dará por medio de los contrastes de sonoridad, textura y resistencia en los pisos especiales en relación a los pisos adyacentes. Para las personas con baja visión, además de estas características, se deben considerar los tipos de contraste de color perceptibles y la eliminación de reflejos.

Los pisos táctiles son clasificados en dos tipos: los de alerta y los direccionales.

La señalización de alerta debe ser utilizada cuando haya riesgo de seguridad, como en la identificación de obstáculos suspendidos, rampas, escaleras, escalones solitarios, frente a ascensores y en desniveles. (Ay, ‘zente’, el ciego percibe que, al frente, tendrá uma cosa que él va a precisar tener cuidado para no chocar el marote, no caer, no resbalar, entedí? :S ). El piso táctil de alerta debe ser cromo-diferenciado (de otro color) o debe estar asociado a la franja de color contrastante con el piso adyacente.

La señalización táctil direccional debe ser utilizada ante la ausencia o discontinuidad de línea-guía/guía de marcación identificable, como guía de camino en ambientes internos o externos, o cuando haya caminos preferenciales de circulación.

Actualmente, existen propuestas para la creación de un tercer piso táctil, todavía sin ninguna normativa aplicada (solamente basada en la norma y en los pisos existentes), como un nuevo signo, auxiliando en tomas de decisión, que sería el piso táctil de decisión.

El piso táctil de decisión deberá ser instalado siempre asociado al recorrido del piso guía o táctil direccional, teniendo la función de informar al usuario sobre la presencia de puntos de toma de decisión relativa a cambios de dirección, de elección de nuevas rutas. (Tipo así, a partir de este punto el tipo puede ir para el bar, a la derecha, puede cruzar la calle o puede ir para la casa de la luz roja, a la izquierda :( ). Así con la creación de la nueva tipología propuesta, la aplicación sería de la siguiente forma:

En Brasil, con la exigencia de la aplicación de la legislación en la ejecución o adecuación, lo que vemos, en vez de proyectos, son “barbaridades” en el intento de “burlar” la ley.

Esta es la vereda existente en la calle Pedro de Toledo, en frente a un Hospital, en São Paulo.

La senda táctil no cubre la vereda entera y en los tramos en que existen, además del empleo equivocado de las piezas (fue utilizado solamente el piso de alerta), falta de mantenimiento, la senda lleva de la nada a ningún lugar, o mejor, lleva a los postes, árboles… un absurdo…

* Imágenws de Google Imagens y www.anpedesign.org.br


UNA CIUDAD MÁS ACCESIBLE

marzo 15, 2011

1994 – 15 de marzo – 2011

A 17 años de la sanción de la Ley Nacional de Accesibilidad

Las personas presentan diferencias de talla, de capacidades motrices y de facultades auditivas o visuales. Una persona puede diferir de otra en la fuerza de los brazos, el vigor físico o en sus facultades mentales. Además, hay personas cuya movilidad está limitada debido a la edad avanzada, a una enfermedad, a alergias o a una lesión temporal. Algunas no pueden caminar y dependen de una silla de ruedas. Otros se ven limitados en el uso de sus brazos.

Hay personas con problemas de visión o ciegas, con problemas de audición o sordas, y otras que tienen dificultades para aprender u orientarse. Asimismo, existen personas con deficiencias en la función cardíaca o pulmonar, o problemas en el sistema respiratorio, por lo que adolecen también de un menor vigor físico. Hay personas que presentan una combinación de las limitaciones mencionadas.

Finalmente, están aquellos que tienen que enfrentar restricciones temporales y se ven obligados a trasladar maletas pesadas, a transportar un cochecito de bebé, una silla de ruedas o un carrito de compras.

Para todos, la ciudad presenta limitaciones de accesibilidad, por lo que cualquier persona puede quedar excluida de participar de los mecanismos sociales existentes.

Datos estadísticos:

Según la  Encuesta Nacional de Personas con Discapacidad, difundida en marzo de 2005 la población de personas con discapacidad representa el 7,1% de la población total: 2.176.123 personas. En 1 de cada 5 hogares argentinos vive una persona con discapacidad, siendo las discapacidades más frecuentes: motoras 39,5%; visuales 22,0%; auditivas 18,0%; mentales 15,1%.[1]

Sin embargo, cuando hablamos de impedimentos para la libre movilidad y comunicación de las personas –o falta de accesibilidad–, a este porcentaje hay que sumarle el de las personas que por una u otra causa ven limitadas sus posibilidades de desplazamiento, orientación y/o uso de instalaciones de manera temporal (embarazadas, familias con niños, personas obesas, personas que cargan bultos, accidentados con discapacidad en rehabilitación sin secuela posterior, etc.); la franja de la 3º y 4º edad, y los núcleos familiares de las personas con discapacidad permanente o temporal. Y así llegamos a una cifra que sorprende: casi un 40% de la población padece alguna limitación de uso del medio físico y comunicacional en las actividades de su vida diaria.

El acceso a cualquier edificio, por ejemplo, es más fácil para todos –sean bajos, altos, obesos, delgados, fuertes o débiles– si las puertas se abren con suavidad y la distancia útil de paso es alta, ancha y no tiene escalones. No hay duda de que un interruptor de luz a un metro del nivel del piso puede ser utilizado tanto por un adulto alto como por una persona baja, o de que la instalación de un ascensor nos beneficia a todos, más aún si éste es lo suficientemente grande como para transportar un usuario de silla de ruedas o servir de ayuda en una mudanza.

ELIMINANDO BARRERAS

El habitar y transitar en libertad e igualdad participativa desde temprana edad, sensibiliza, alerta y enseña conductas amplias a relacionarnos con tolerancia y naturalidad, sin segregaciones que trasuntan muchas veces prejuicios errados tanto en personas autovalentes como en personas de movilidad reducida.

La cultura y el esparcimiento se refieren a un área específica de la experiencia humana con sus propios beneficios, incluyendo libertad de elección, creatividad, satisfacción, diversión, aumento de placer y felicidad. Comprende formas amplias de expresión y de actividades cuyos elementos son  tanto de naturaleza física como intelectual, artística o espiritual, es un medio privilegiado para el desarrollo personal, social y económico, aspectos importantes para mejorar la calidad de vida.

Lamentablemente la mayoría de los establecimientos destinados a ofrecer servicios de esparcimiento, recreación y cultura no permiten el acceso adecuado a las personas con discapacidad. Los bancos, comercios, bares y plazas también excluyen a dicha población de poder hacer uso de sus servicios. Dicha exclusión se da por diversos motivos: desconocimiento de los conceptos de accesibilidad arquitectónica y de cómo atender ese público diferenciado que representa el 7,1% de la población argentina.

Al convertirse estos espacios en lugares accesibles; los bares, restaurantes, comercios, hoteles, teatros, museos, bancos, iglesias, parques, plazas, entre otros,  los ciudadanos tomarían una postura de respeto y preocupación hacia el individuo, adoptando una actitud que hace la diferencia en una sociedad tan egoísta como la que vivimos hoy en día.

Eliminando barreras sociales

Existe un punto de partida: “abandonar la concepción de las personas con discapacidad como sujetos de caridad […] y tomar conciencia de las personas con discapacidad como sujetos titulares de derechos”.[2]

En consecuencia, la concientización, la difusión y el asesoramiento son acciones básicas, de manera de lograr una comprensión acabada y objetiva de la especificidad en todas las áreas sociales, tendiendo a eliminar la segregación, la compasión y el asistencialismo.

El propósito de lograr la accesibilidad en una ciudad podría lograrse integrando las distintas necesidades de las personas en una solución útil para todos. Aunque no se puede diseñar todo para todas las personas, sí es alcanzable que todo sea lo más flexible e integrador posible, con un diseño de calidad, sostenible y universal en el que todos aportemos y avancemos hacia una sociedad decente, respetuosa con las personas y con el medio y mejor preparada para las futuras generaciones.

El Banco Mundial definió, en diciembre de 2004: “La discapacidad es el resultado de la interacción entre personas con diferentes niveles de funcionamiento y un entorno que no considera estas diferencias. En otras palabras, personas con limitaciones físicas, sensoriales o mentales son a menudo discapacitadas no por una condición de diagnóstico sino porque se les restringe el acceso a la educación, los mercados laborales y los servicios públicos. Esta exclusión conduce a la pobreza y, como en un círculo vicioso, la pobreza conduce a más discapacidad, porque aumenta la vulnerabilidad de las personas a la desnutrición, la vivienda indigna y las condiciones de trabajo”.[3]

Generalmente las personas afectadas por traumatismos, abandonan sus tareas diarias y pasan a vivir otra realidad. La mayoría de las veces el tiempo entre la rehabilitación física y una oportunidad de retorno a lo cotidiano social es tan grande que el individuo pasa a aceptar el asistencialismo como una nueva forma de supervivencia.

Así mismo, las personas que padecen algún tipo de discapacidad desde su nacimiento, también experimentan dificultades para realizar sus tareas diarias y buscan  tener una mayor independencia para poder insertarse en la sociedad.

Aunque existan lugares que suministran rehabilitación física de calidad todavía faltan oportunidades para la rehabilitación social.

Eliminando las barreras físicas

Una de las maneras de realizar la rehabilitación social de una persona con discapacidad es proporcionando oportunidades de acceso físico.

Comenzamos con algunas conceptualizaciones pertinentes:

Accesibilidad al medio físico: es aquella que posibilita a las personas con discapacidad permanente –o con circunstancias discapacitantes- desarrollar actividades en edificios y en ámbitos urbanos y utilizar los medios de transporte y sistemas de comunicación.

Adaptabilidad: es la posibilidad de modificar una estructura o entorno físico para hacerlo accesible a las personas con discapacidad o con circunstancias discapacitantes.

Barreras arquitectónicas: son los impedimentos físicos que presenta el entorno construido a las personas con discapacidad o con circunstancias discapacitantes.

Barreras en la comunicación: son los impedimentos que presentan las formas de emisión, transmisión y recepción de mensajes (visuales, orales, auditivos, táctiles o gestuales) a las personas con discapacidad o con circunstancias discapacitantes.

Barreras físicas: expresión que involucra a las “barreras arquitectónicas”, las “barreras urbanísticas”, “las barreras en el transporte” y “las barreras en la comunicación”.[4]

La accesibilidad al medio físico y comunicacional es un derecho a ejercer por todas las personas en igualdad de condiciones y con equiparación de oportunidades. Cuando hablamos de planificar para que una ciudad sea accesible, generalmente nos referimos a diseñar o adecuar un medio cultural no sólo para un segmento particular, sino para que todos tengan acceso a él.

La accesibilidad al medio físico y comunicacional es un tema que atraviesa las actividades cotidianas de todas las personas y, en especial, de las personas con discapacidad. La concepción de accesibilidad contiene una acepción social y otra técnica. Ello pone de relieve la importancia de incluirla en todas las políticas que se diseñen en relación a ella.

Entiéndese por accesibilidad la posibilidad de las personas con movilidad y/o comunicación reducida de gozar de las adecuadas condiciones de seguridad y autonomía como elemento primordial para el desarrollo de las actividades de la vida diaria, sin restricciones derivadas del ámbito físico urbano, arquitectónico, del transporte o las comunicaciones, para su integración y la equiparación de sus oportunidades.[5]

La accesibilidad permite a las personas participar de las actividades sociales y económicas para las que se ha concebido el entorno.

Por ello, cuando se rompe la cadena de accesibilidad (llegar, entrar, usar, comunicarse, salir), por inobservancia o negligencia, se infringe el derecho de las personas.

Podemos entender también por accesibilidad el conjunto de esfuerzos que se realizan en los diferentes ámbitos de la actividad humana para facilitar el acceso a medios y recursos sociales, culturales, laborales, etc., en términos de la mayor igualdad posible para las personas.

La Ley Nacional Nº 24.314 “Accesibilidad de personas con movilidad reducida”, modificación de la ley N° 22.431, establece en su Articulo 20, la prioridad de la suspensión de barreras físicas en los ámbitos urbanos arquitectónicos (…) que se realicen o en los existentes que remodelen o sustituyan en forma total o parcial sus elementos constitutivos con le fin de lograr la accesibilidad para las personas con movilidad reducida teniendo en cuenta la aplicación de las normas contenidas en el capítulo IV de la presente Ley; entre ellas:

a)      Itinerarios peatonales: contemplarán una anchura mínima en todo su recorrido que permita el paso de dos personas, una  de ellas en silla de ruedas Los pisos serán antideslizantes sin resaltos ni aberturas que permitan el tropiezo de personas con bastones o sillas de ruedas.

b)      Los desniveles de todo tipo tendrán un diseño y grado de inclinación que permita la transitabilidad, utilización y seguridad de las personas con movilidad reducida.

c)      Escaleras y rampas: las escaleras deberán ser de escalones cuya dimensión vertical y horizontal facilite su utilización por personas con movilidad reducida y estarán dotadas de pasamanos. Las rampas tendrán las características señaladas para los desniveles en el apartado a)

d)      Parques, jardines plazas y espacios libres: deberán observar en sus itinerarios peatonales las normas establecidas para los mismos en el apartado a).

e)      Señales verticales y elementos urbanos varios: las señales de tráfico, semáforos, postes de iluminación y cualquier otro elemento vertical de señalización o de mobiliario urbano se dispondrán de forma que no constituyan obstáculos para los no videntes y para las personas que se desplacen en silla de ruedas.

f)       Estacionamientos: tendrán zonas reservadas y señalizadas para vehículos que transporten personas con movilidad reducida.

g)     Obras en la vía pública: Estarán señalizadas y protegidas por vallas estables y continuas y luces rojas permanentes, disponiendo los elementos de manera que los no videntes puedan detectar a tiempo la existencia del obstáculo. En las obras que reduzcan la sección transversal de la acera se deberá construir un itinerario peatonal al ternativo con las caracteristicas señaladas en el apartado a)

La norma mencionada pretende, así, alcanzar nuevos niveles de bienestar general, estableciendo disposi­ciones destinadas a facilitar la accesibilidad y la utiliza­ción para todos los ciudadanos, de las nuevas realizaciones a concretarse en los espacios libres de edificación y en los edificios y locales de uso o concurrencia de público, ya sean estos de titularidad o dominio público o privado.

Así mismo, La Ley Provincial de Santa Fe N° 9.325 en su artículo 20 establece que en toda obra pública que se destine a actividades que supongan el acceso de público, deberá preverse accesos, medios de circulación e instalaciones adecuadas para personas discapacitadas que utilicen sillas de ruedas.

Igualmente, cada provincia debe tener su propia ley, basada en la legislación nacional.

CONCLUSIÓN

Lograr la accesibilidad en edificios, calles, servicios de comunicaciones o productos depende de muchos agentes, públicos y privados, y son precisas acciones entre todos ellos para provocar los cambios de fondo que son necesarios para su verdadero éxito.

La mejora en accesos no es un gasto, sino una inversión en capital humano, además de tecnología, infraestructuras, etc.

Por otra parte, los costos de la mejora de accesibilidad se pueden recuperar -en gran medida- por diversas vías, como las siguientes:

En la edificación: menor asistencia a domicilio, menor tiempo de hospitalización, más posibilidades de “envejecimiento en casa”…

En el transporte: mayor eficiencia de los medios de transporte (menor tiempo de parada, menor costo de mantenimiento…), aumento del número de pasajeros en el transporte público…

En el urbanismo: aumento de la sostenibilidad de los centros urbanos, reducción de ocupación del espacio público por vehículos, revitalización del tejido urbano…

Además, siendo Argentina hoy en día, una potencia turística internacional y al haberse presentado la identidad visual de la “Marca Argentina” cuyo objetivo es posicionar al país de manera más competitiva en el mundo, aumentar y diversificar las exportaciones, fomentar el turismo, incrementar la captación de inversiones y difundir más eficientemente la cultura, el deporte y la ciencia, se debe tener también muy presente la importancia de la accesibilidad puesto que:

La población mundial que más viaja, aquella con mayor nivel económico, es la que esta en proceso de envejecimiento y el número de turistas con discapacidades aumenta. [6]

Estamos convencidos que la adaptación de lugares accesibles para todos no sólo hará posible la construcción de una ciudad no menos estética y sí más ética; como así también que se verificará una mejor rentabilidad en los servicios ya que no sólo se ampliará la oferta sino que indefectiblemente también se incrementará la demanda.

Bibliografía consultada:

- FUNDACIÓN PAR. (2006) “La Discapacidad en la Argentina. Un diagnóstico de situación y políticas públicas vigentes a 2005.” Buenos Aires. Disponible en: http://www.fundaciónpar.org.ar

Sitios web consultados:

Encuesta Nacional de personas con discapacidad (ENDI), 2002-2003 (http://www.indec.mecon.gov.ar)

Legislación consultada:

- Ley Nacional Nº 24.314, artículo 20.

- Decreto 914/97

- Ley N. 962 (Código de la Edificación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

[1] Primera Encuesta Nacional de Personas con Discapacidad 2002- 2003 (1ª ENDI 2002) – Complementaria del Censo general de población 2001 Argentina.

[2] Declaración de Madrid. Marzo de 2002.

[3] Fundación Par,“La Discapacidad en la Argentina” (2006)

[4] Ley N. 962 (Código de la Edificación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

[5] Ley Nacional Nº 24.314, artículo 20.


Cómo ayudar a personas con discapacidad visual

octubre 18, 2010

Video realizado por el Centro de Rehabilitación N°2014″Luis Braille”, de la ciudad de Rosario, para difundir el uso del bastón de las personas con discapacidad visual.

15 de Octubre – día del bastón blanco


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.