Domingo Atlético

noviembre 28, 2010

Diez consejos para no molestar la vida de un ciego

noviembre 25, 2010

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

“Cualé” mi gente (esta es para ver si más cariocas se adhieren al blog ), hoy les presento un nuevo socio de nuestro diario! Aééé

Pasa a ayudarme a empujar este camión “viejo” el ilustrador Marcio Baraldi, que dará aquel help para el tío en algunos posts.

Creo que van a concordar, los cuadrillos de él casan de más con el estilo de “Así como Vos”! Agradezco a la periodista Thaís Naldoni que intermedió las negociaciones con Marcio, que implicaron millones de dólares malgastados. 😀

El estreno de Baraldi aquí es con la continuidad de la serie “diez consejos“. Con la orientación de mi querida lectora Viviane Garcia, que es discapacitada visual, doy unos toques para que nadie meta la pata al intentar ayudar a un ciego.

* – * – *

1 – Podés creer, un ciego consigue oírte 😀 . Entonces, cuando quieras alguna información de uno, hablá directamente con él y no con sus acompañantes.

2 – Cuando quieras dar una manito, ofrecela! Pero esperá que la ayuda sea aceptada antes de salir tirando del pobre ciego del brazo en el medio de la calle 😦 . Preguntá la mejor manera de ser útil. Ahora, no te quedes encabronado en caso de que la ayuda sea rechazada. No siempre la persona precisa de auxilio.

3 – Sabés aquella expresión: “Toy más perdido que ciego en tiroteo?” . Ella tiene algún sentido, si. Cuando veas que un discapacitado visual está con dificultad, identificate y hacé que la persona perciba que vos estás hablando con ella.

4 – Bien, el “malacabado” aceptó tu ayuda como guía. Colocá la mano de la persona en tu codo doblado. Él irá acompañando el movimiento de tu “cuerpito” en cuanto vos andás.

5 – Avisá al ciego, antes, claro, que hay un escalón, piso resbaladizo, pozo y obstáculos al frente del trayecto. En un pasillo estrecho, colocá tu brazo para atrás y dejá que la persona con discapacidad visual te siga, “tranqui”!.

6 – A la hora de dar una sentadita (uy), vos debés guiar al ciego hasta la silla y colocar la mano de él sobre el respaldo de la silla diciendo si tiene o no apoyabrazos. Dejá al “matrixiano” sentarse solo!

7 – Cuando vos vayas a explicar un rumbo a un ciego, se claro y específico. No sirve decir, “ahí después de aquel caballo azul” . Use informaciones que indiquen distancia, de preferencia: “A unos veinte metros adelante”.

8 – A menos que el ciego sea realmente medio malo de los “ovidos” , no precisás gritarle, ni hablar alto. Hable normalmente. Ciego es ciego, sordo es sordo, mamulengo es mamulengo, sacás?

9 – Ciegos o personas con baja visión son como vos, “que ni igual”, realmente. Entonces, no las excluyas de actividades de convivencia social (una “cervecita”, por ejemplo, 😀

) o profesional. Dejá que ellas decidan como pueden o si quieren participar. Proporcionales las mismas chances que vos tenés  de tener éxito o de fallar.

10 – Palabras son palabras. Podés decir “vea”, “mire”, “hechá un vistazo” cuando estés conversando con una persona ciega. Ellos también las usan. Pero, cuando vos te vayas, AVISALE a la persona con discapacidad visual. Así, no dejás al tipo hablando solo, no?


3º Paseo por la Inclusión… una fiesta donde celebramos las diferencias!!!

noviembre 24, 2010

Comienzan los preparativos para darle color a Sanra FeLa plaza quedó invadidaY a repartir las tradicionales remeras…mientras nos acompañan con bailey Walter hace el documental de SuperAcción
San Justo presente…y la plaza se tiñó de verde!Aparecieron los pequeños dragones!Gracias Viruta y A La Que Te Criaste!

Éramos muchos por una misma causa: que se respeten las diferencias!

Tuvimos colectivo accesible y todo…

con mucha alegría

y al ritmo de “Sol Naciente” de Sauce Viejo

Mucho verde, todos bajo el mismo lema!

Y llegamos!

para ver las bandas

y dejar plasmado en una palabra lo que significa SuperAcción

La Gordini

Papelnonos

Coro de Lengua de Señas de la Asoc. de Sordos de Sta. Fe

Projeto Tupã y Billy Saga

Los Cohibas

Los Cohibas rimando con Billy Saga


3º Paseo por la Inclusión – Nota en Diario Uno

noviembre 16, 2010


3ª Paseo por la Inclusión… y que vivan las diferencias!

noviembre 12, 2010

Domingo 21 de noviembre

3º Paseo por la Inclusión del Movimiento SuperAcción Santa Fe
17hs. Plaza Pueyrredón


Diez consejos para conversar con quien no te escucha!

noviembre 10, 2010

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

“Gente”, ustedes ya se dieron cuenta que cuando intentamos hablar con alguien que no escucha bien o es sordo por completo nos volvemos todos “ridiculoman”?

Es que tenemos manía de gritar, porque creemos que va a facilitar el entendimiento o hasta hablamos bien “lentito”, gesticulando con la boca, creyéndonos los “sabelotooodo” de la inclusión.

Entonces, como yo soy un “niñito bueno”, le pedí a mi queridísima y lindísima lectora Lak Lobato, que tiene el escuchador de novela “meio” perjudicado 😦 , apuntar diez consejos para que podamos comunicarnos mejor con los discapacitados auditivos sin quedar con cara de pastel!

Lean lo que ella mandó… Tá show (los chistecitos, en itálico, son cosas del tío, que no aguanta quedarse con la boca cerrada ni hablando de mudos)

* – * – *

Antes de cualquier cosa, es importante saber que existe más de un tipo de discapacidad auditiva. No somos todos iguales (in)felizmente.

Existen los que tienen pérdida auditiva de leve a moderada, que generalmente se resuelve con aparatos auditivos. Con ellos, basta que hables un poco más alto, pero porelamordelosdioses, no hable como si estuvieras hablando en un megáfono, porque el aparato ya ayuda mucho (uuuuia).

“Óia” el aparato de Lak, en forma de corazón (ahhhhh, que románchico)

Y, más importante, espere que él le pida aumentar la voz, si no peligran los tímpanos del pobre, que estallen junto con tus cuerdas vocales!

Además, existen los sordos señalizados, los sordos-mudos, más allá que la mayoría tenga voz, apenas no acostumbran a usarla o porque no aprendió lo necesario o porque tiene vergüenza/no le gusta (ay, ay, yo tengo la voz bonita, según las “mininas”). Un buen porcentaje nació sordo o perdió la audición antes de la formación plena del habla.

Hay también, un grupo grande, pero menos conocido y fácilmente confundido con discapacitado auditivo. Son los sordos oralizados, que se comunican a través del habla oral, leen los labios, pero el aparato común no acostumbra a resolver el problema de audición de ellos.

Voilà los concejos (ay, ay, yo tamén hablo alemán, vio?):

1 – Hable lento, siempre. Pero con naturalidad. No sirve hablar separando las sílabas o articulando de más. Además de estar haciendo morisquetas todo el tiempo – que ciertamente, el sordo tendrá que agarrarse para no reírse – además de provocar dolores en el maxilar, peligra que vos acabes perdiéndote en la línea de pensamiento.

Despacio, si. En 33 rotaciones, sólo si tu objetivo es matar al sordo de aburrimiento (esta gurisa es buena en las propia palabras de la Matrix).

Ay, “jezuis” hablá  bajito que es más lindo!

2 – Hable de frente a la persona. Si pasa una linda diosa por tu frente y precisás dar vuelta la cara, hacé una pausa. Cada vez que te des vuelta es una sílaba o palabra perdida que podría alterar completamente el sentido de la conversación. Juegos de adivinanza son buenos, pero pueden causar un grande mal entendido innecesario.

3 – El volumen de la voz debe ser de acuerdo con la pérdida de la audición de la persona. Claro que vos no precisás ser adivino. Comenzá hablando con el tono de voz habitual. Si es necesario, la persona te avisa que precisa que vos hables un poquito más alto, más bajo o mantengas de la manera que está. Además de todo, si la persona tiene sordera casi total, no sirve gritar. Si vos gritás o hablás sin voz da igual. Él apenas lee tus labios.

4 – Sordos señalizados, generalmente, leen los labios por lo menos un poquito. Si vos percibís o sabés que el sordo es usuario exclusivo de lengua de señas (aquellos símbolos que hacen con las manos) y realmente precisás hablar con él, hablá de manera simplificada. Él probablemente te irá a entender y responder como pueda (hablando oralmente, por señas o hasta escribiendo). Quedarse con miedo de hablar con él, hace que él piense que vos tenés miedo DE ÉL. Sordos no muerden… (mentiiiira, debe haber unas sorditas que muerden, si)

Dioslibre llevar una linda  de estas a un restaurante.

Imaginan la confusión de los hombres para hablar con ella?

5 – Sordos oralizados hablan oralmente. Creer que todo sordo habla en señas también es un error feo. Llegar creyendo que está impresionando porque aprendió algunas señas puede ser indecoroso (inde qué, hija?!). Muchos no hablan la lengua de señas. Con estas personas, hable normalmente. Si no entiende, ellas te irán a avisar. La voz puede sonar extraña para quien no está acostumbrado con ella, pero el sordo sabe eso, quedate tranquilo 😀 .

Apenas tengas un poquito de buena voluntad y no te preocupes en pedir para que repita, en caso que no entiendas alguna cosa…

6 – No tengas miedo de meter la pata con expresiones del lenguaje. “Noooo, vos ya habías oído hablar de eso?” “Ey, escuchá ésta…” no hacen que un sordo te odie. Si él tiene buen humor, va hasta bromear con eso. Si él tiene mal humor… Humm, vos podés darle un chocolate. Dicen que produce endorfina, no?

7 – A veces, la gente creen que las personas con discapacidad auditiva son, en verdad, personas antipáticas. Porque hablan con ellas y ellas no responden, ya que la discapacidad no es visible. Si, por casualidad, vos te deparás con una persona que no responde cuando vos hablás con ella sin estar de frente, existe alguna chance de que ella no tenga buena audición (o es alguien que es medio árbol, queda paradote).

Ante la duda, pregunte.

Lak es artista en una agencia de “publicidchi” y fotógrafa freelancer

Existen discapacitados auditivos que sienten vergüenza de exponer esta condición y ser mal recibidos. Cuando la pregunta parte, de forma educada, del interlocutor, el sordo auditivo, queda con más ganas de hablar de eso (nada de: abre esos “uvidos” y me “escucha”, pó). Es claro que, por lógica, es obligación que él te informe, pero no siempre sucede.

8 – Para llamar a un sordo, vos precisás de alguna señal visual o táctil (aeee, ahora está más lindo). Vos podés mover las manos, prender y apagar una luz o hasta tocar el hombro de él levemente. Pero, jamás des un codazo con fuerza o un coscorrón agresivo. Vos querés conversar o comenzar una lucha romana?

9 – Sordos no se casan apenas entre si. Si vos tenés curiosidad de saber si el(la) novio, compañero es sordo también, pregunte. Acercarte a hablar con la otra persona como si ella también fuera sorda es una metida de pata (es realmente). La pareja puede pasar horas burlándose de vos a tus espaldas. No corras ese riesgo!

Con una “mujé” de estas lo que yo menos querría hacer era conversar

10 – Uno de las peores metidas de gamba que los oyentes infelizmente cometen, es creer que la discapacidad auditiva afecta el intelecto, cualquier discapacidad, por lo general (yo soy “inteligenchi”!). El sordo tiene la inteligencia de una persona como cualquier otra. No se preocupe en creer que él no está bien informado o que no va a entender alguna cosa. Como cualquier persona, él puede o no estar informado sobre determinado asunto (como música, por ejemplo), puede o no entender determinada cosa, pero esto, él te lo dice, no intente adivinar.


Deportes Paralímpicos

noviembre 7, 2010

Veamos las habilidades…