Por el derecho de IR Y VENIR con libertad…

octubre 31, 2011

Respete las sendas peatonales…

Respete los lugares reservados en los estacionamientos…

Respete las rampas de las esquinas…


F123.org

octubre 28, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

Me sorprendo con el poder de las tecnologías todas que consiguen cambiar la vida de las personas, la mayoría de las veces, para mejor.

Fue la internet que facilito el contacto y la interacción entre personas de todo rincón, fueron las computadoras que permitieron acomodar informaciones de a kilos y guardarlas por milenios…

Me arriesgo a decir, con todo, que entre los que más sacaron provecho de los avances digitales están los ‘matrixianos’, al final, para quien tiene limitación de movilidad, nada mejor que algo que nos haga cruzar el mundo en un click, no es?!

Una reportera que trabaja conmigo aquí en la fábrica de hacer diarios, Estelita Hass Carazzai, descubrió un nuevo invento de las ‘modernidachi’ que puede ayudar a millones de personas ‘malterminadas’ del planeta y lo que es mejor, gratis! Aeeee 😉

“Dos investigadores brasileros lanzaron un programa que hace que cualquier computadora se torne accesible a ciegos o discapacitados motores con la simple inserción de un pendrive.

Apodado F123.org, fue elaborado por los consultores Fernando Botelho, que es ciego, y su esposa Flávia de Paula. El software está disponible para download en el sitio www.f123.org, y puede ser instalado en cualquier pendrive que tenga, como mínimo, 1 GB de memoria.”

El matrimonio inventor mostrando los pen drives

“Uai, tío, pero como es que eso tiene sentido?”. Entonces, cuando el pendrive es insertado en una computadora (ui ), él pone en marcha un sistema de operación que torna la máquina en uso accesible. Para los ciegos, él hará que todos los programas sean leídos en voz alta. Para los estropeados de las piernas y de los brazos, él crea un teclado virtual que puede ser comandado por lo mouse.

Estelita conversó con el tipo que desarrolló el programa: “Yo quise que todos los ciegos tuvieran la posibilidad de usar la computadora”, contó Botelho, que es consultor en accesibilidad hace diez años. Hoy, un lector de pantalla como el del F123.org, que es la principal forma de acceso de los ciegos a la computadora, cuesta en torno de 1.500 dólares.

Los inventores usando computadoras, se ve el pen drive enchufado

Además del  precio, el F123.org tiene todavía la ventaja de la portabilidad: una vez utilizado, el pendrive almacena todos los archivos y datos producidos por el usuario, y puede ser conectado posteriormente a cualquier otra máquina. Es o no legalpracaramba.com.ar?

De tan macanudo que es el coso, el proyecto ganó un premio de US$ 50 mil (da para comprar unas 20 kombis… 😀 ) del Banco Interamericano de Desarrollo.

Nuevamente los inventores mostrando el pen drive

El software debe sustentarse con patrocinios de gobiernos y entidades privadas, como ya ocurre en Curitiba (PR), ciudad donde vive el matrimonio. Allá, una ONG apoya el proyecto y está dando clases a personas con discapacidad sobre cómo usar el pendrive.

A partir del año pasado, el proyecto fue implantado en ONGs de seis países de América Latina, con financiamiento del BID.

Ahora, vamos ‘nostodos’ a divulgar la novedad para que más personas puedan usarlo!

* Imágenes de divulgación del matrimonio Fernando Botelho y Flávia de Paula

 


El Rugby llega sobre ruedas a Santa Fe

octubre 25, 2011
Descripción de la imagen: Afiche de publicidad.
Texto: CILSA, O.N.G. por la inclusión: Programa Nacional de Recreación y Deporte. Primera clínica de QUAD RUGBY en Santa Fe.
Datos: Sábado 12 de noviembre. Lugar: Polideportivo CILSA, Av. Circunvalación Mar Argentino y ruta 11. Horario: 8 a 9: acreditaciones – 9 a 10: Introducción al Quad Rugby, elegibilidad para el deporte. 10 a 12: Clínica práctic …a: clasificación funcional, reglas básicas, tipos de sillas, prevención de lesiones. 12:30 a 16: receso. 16 a 18: Contenido del entrenamiento: manejo de la silla, tipos de pases, diriles grupales, juegos. 18 a 18:30: Partido exhibición Selección Argentina de Quad Rugby. 18:30: entrega de certificados.
Dirigido a: Kinesiólogos, Terapistas Ocupacionales, Psicomotrisistas, Profesores y Licenciados en Educación Física y alumnos de carreras afines.
Jornada de capacitación gratuita. Inscripciones abiertas hasta el 7 de noviembre de 2011 en: deportesantafe@cilsa.org
Foto: dos jugadores de rugby en silla de ruedas enfrentados

Siempre mire antes de dar un salto

octubre 15, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

Mi gente, creo que este blog está siempre en transformación. Todos los días embarca alguien en mi Kombi vieja rumbo a la dominación del mundo y, con eso, surgen nuevas historias, nuevos abordajes, nuevas maneras de hablar sobre los desafíos de vivir con discapacidad.

El post de hoy es “intenso”, es emocionante, es una lectura que va a prendérseles por la riqueza de los detalles del “choque” que hizo a la liadísima Luciene Gomes entrar a la “Matrix”. Nunca publiqué aquí un relato tan rico de detalles y con tanto sabor de ‘dolor’.

El relato de ella es un alerta total, en principio, sobre un descuido rutinario de los jóvenes y adolescentes. La escena que ella va a narrarles se repitió y se repite con miles de personas, todos los días, y precisamos divulgar más y más para que menos gente sea víctima da la misma fatalidad.

Lejos estoy de ser alarmista o propagar el sensacionalismo por medio de la historia de quien quiera que sea. Aquí en este espacio, hacemos bromas y nos reímos mucho, pero también tenemos el fuerte principio de querer la construcción de una sociedad mejor.

De repente, cuadriplégica, Luciene hizo lo que es preciso para vivir bien: reinventó la propia historia, rediseñó el día a día y siguió en frente… de una manera sorprendente!

Foto del rostro de Luciane

* – * – *

Parte 1 – El salto

Sol, mar, feriado de Carnaval, mezcla ideal para terminar las vacaciones que fueron pasadas parte prestando servicio de voluntariado en el puesto de salud, con diversión al lado de los amigos y preparándome para el inicio de las clases en la facultad de enfermería.

Luego de encarar un largo viaje desde el interior hasta el litoral, quien ya viajó un feriado largo sabe cómo es enfrentar aquel transito intenso, sin contar que las filas en los peajes parecen interminables.

Cuando finalmente llegamos, fuimos derecho para el lugar en que íbamos a quedarnos por los próximos días y luego de un descanso rápido fuimos a dar una vuelta en la playa, que ya estaba llena. No nos quedamos mucho, enseguida volvimos al departamento y por ahí nos quedamos conversando, riendo, hablando pavadas hasta que yo y una amiga resolvimos caminar por la costanera cercana al edificio mientras que los otros amigos se quedaron allí. Me acuerdo que fue lindo aquel atardecer…

Cuando volvimos, decidimos subir para ponernos la bikini ya que nuestros amigos estaban en la piscina. Bajamos rapidito, y vi que ellos se habían cambiado de pileta. Fue la única cosa que percibí: si hubiese parado algunos segundos y prestado atención, iba a ver que estaban todos sentados en la piscina, y no de pié como me imaginé. Pero, en una de esas fatalidades de la vida, no paré, simplemente me sumergí. Todavía conseguí oír algunos gritos… era una piscina infantil.

A partir de aquí adoraría decir que no me acuerdo de más nada, pero infelizmente me acuerdo de todo, con excepción de algunos minutos que quedé inconsciente. Me deserte ya en el borde de la piscina y percibí inmediatamente que estaba paralizada, comencé a pedir que nadie me moviera nuevamente. Nadie sabía qué hacer, y yo intentaba quedarme lo más calmada posible, ya que las personas que estaban cerca estaban asustadas.

Luego llegaron los bomberos y me hicieron la atención básica, y para mi suerte yo estaba respirando bien, lo que me salvó de una traqueotomía. Llegando al hospital, fui atendida rápidamente y la primera cosa que ellos hicieron fue cortar mi bikini, lo que me hizo enojar mucho (todavía conseguí pensar en eso).

Foto del rostro de Luciane

El hospital era público y sin muchos recursos, fui directo para la terapia intensiva, y sólo me desperté al otro día. Tubos en la nariz, el cuerpo paralizado, sin poder mover el cuello, sólo conseguí ver muy rápido a mi mamá y a un amigo que entraron por pocos minutos para verme. Fue horrible!

Pero, también, me acuerdo hasta hoy el sabor de la polenta que comí. Yo estaba con tanto hambre que fue como un banquete. Después de quedar en observación por 48hs, fui para el cuarto y la primera cosa que oí del médico fue: ¨vos nunca más vas a caminar¨. Debido al choque, me rehusé a creer en aquello.

Tuve que ser transferida rápidamente para otro hospital para hacer una cirugía en la columna. Luego de 8 hrs. en una ambulancia de terapia intermedia, que viajó a más o menos 40km por hora, llegué a Ribeirão Preto casi de madrugada. Para nuestra sorpresa, en el hospital no querían recibirme, aunque tenía el pedido de transferencia autorizado. Termine pasando la noche en una sala sin acompañante, donde los pacientes estaban muy enfermos.

Como yo no podía movilizar el cuello, oía los gritos. Fue horrible, me imaginaba si yo también estaría tan mal… Finalmente al otro día fui a un cuarto donde comenzaron los procedimientos para la descompresión de la médula, inyecciones, anestesia, colocación de una especie de casco que traccionó las vértebras, todo eso para que la cirugía pudiese ser realizada.

Mis amigas que vivían conmigo en la pensión estudiantil “me descubrieron” en el hospital y avisaron a las directoras de la facultad. Por ser alumna, después de la cirugía fui transferida para otra unidad del hospital. Fui directo para un cuarto, y cuando fui transferida de la camilla para la cama, el médico vio una úlcera por presión en la región sacra de mi cuerpo…

Pero al final qué era esta tal úlcera? El médico me explicó que mi piel se había necrosado, y tendría que ser retirada para nacer otra saludable. Aún después de la explicación no podría imaginar lo que yo iba a tener que pasar por causa de aquello.

La cirugía transcurrió bien, la fijación de los clavos y las placas en la columna tendría un proceso lento de cicatrización. Aquel cuarto pasó a ser mi casa, lo que no imaginaba era que me quedaría casi cinco meses allí… Pasaba mis días acostada en la cama, me senté poquísimas veces por causa de la úlcera, y tuve que darle el adiós a mi privacidad; era como si mi cuerpo y mi vida no me perteneciesen más.

Luciane sentada en un sofá

A veces era buenísimo tener el cuarto repleto de personas todo el tiempo, pero, a veces, tenía ganas de oír el silencio. Muchas visitas eran queridas, otras no tanto. En aquel lugar tuve que comenzar a lidiar con sentimientos muy contradictorios: tenía la seguridad que volver a caminar era una cuestión de tiempo, pero cuánto tiempo yo aguantaría aquello? Tener que encarar la mirada de tristeza de mis abuelos, y el de pena de las demás personas (eso no dejó de suceder hasta hoy), oír muchas veces preguntas inapropiadas, siempre teniendo la obligación de mantener el buen humor en cada respuesta, si no las personas pensaban: “uy, ella está muy nerviosa”, recibir a todo el mundo aunque ya no conseguía lidiar con el cansancio…

Me acuerdo del primer baño incompleto fuera de la cama, seguido del primer desmayo; de sentarme en una silla de ruedas por la primera vez… de la desmejora evidente de ¨mi¨ úlcera, que llevó a una cirugía plástica, y me mantuvo en el hospital por casi cinco meses…

Mi cumpleaños… Fue allí también que recibí la noticia que no podría continuar cursando la facultad de enfermería, al final estaba cuadriplégica (aunque en mi cabeza fuera una condición temporaria). Comencé a percibir que el NO PUEDO HACER pasó a ser parte efectiva de mi cotidiano. Sin embargo, vivía aislada del mundo… Me volví la queridita del noveno piso, fui muy mimada por mi familia, mis amigos, además de los empleados de hospital, y eso me hizo muy bien.

Parte 2 – Rehabilitación

Luego de la buena cicatrización de la cirugía plástica, ya podría quedarme sentada, por lo tanto ya estaba lista para ir con mi mamá para el hospital Sarah Kubitschek, en Brasilia. Pocos días antes de viajar comencé a percibir que probablemente no volvería a caminar. Por la primera vez lidié con los sentimientos de duda e incertidumbre de cómo sería mi nueva vida.

Fue muy difícil entender, y más difícil todavía dejar atrás la familia y los amigos para ir para tan lejos, donde yo no conocía a nadie. Dejar el hospital fue como cortar por segunda vez el cordón umbilical. Es siempre doloroso, pero a veces necesario decir chau!

Llegamos en un día bien frío, creo que fue el único en un invierno seco y con temperaturas muy agradables, por lo menos en aquel año. En el aeropuerto ya había un camión del cuerpo de bomberos esperándome, y fui llevada hasta el hospital.

 

Foto del rostro de Luciane, aparece muy sonriente

Ya sentí que aquel lugar era diferente, pero sólo pude comenzar a percibirlo al día siguiente. Como llegué un viernes tuve todo el fin de semana sin actividades para conocer el lugar. Yo y mi mamá nos quedamos encantadas con aquella arquitectura que te hace olvidar que eso es un hospital, yo era igual a todo el mundo, no existen barreras físicas y los funcionarios están siempre dispuestos a ayudar al paciente. Las personas tienen problemas y sentimientos parecidos, poco importa si vos sos parapléjico, cuadri, usás bastón, el objetivo final es la mejor rehabilitación posible.

Conocí a mi querida kinesióloga y comenzamos las actividades; me senté por primera vez en meses y comenzamos a descubrir cuales eran mis posibilidades. Mi lesión C3C4 había pasado para C5, lo que trajo un poco de movimientos a mis brazos. Todo era novedad con la fisioterapia, un redescubrir: baño en la silla y no en la cama, cepillarme los dientes, agarrar un vaso, comer sola, empujar la silla, poder tomar sol en aquellos balcones, pequeñas cosas que no imaginaba que sería capaz de hacer de nuevo.

Mi mayor dificultad fue la hidroterapia, mi contacto con la piscina es difícil hasta hoy. También tuve que entender que dependería siempre de alguien para las tareas más íntimas, como el cateterismo. Percibí que mi cuerpo estaba cambiando y, de a poco, fui teniendo consciencia de  mi nueva condición física. Yo me quedé cuadripléjica!

Foro de Luciane

Sentía nostalgia de mi familia, de mis amigos, pero allí todavía estaba segura. Conocí personas queridas, que nos acogieron con mucho amor, pero tres meses se pasan demasiado rápido y una vez más tuve que decir chau, y esta vez fue todavía más difícil. Ahora iba a volver para mi vida de verdad… qué miedo de comenzar realmente de cero.

De una las dificultades comenzaron: en el aeropuerto en Ribeirão Preto, ser cargada en la escalera del avión da un miedo impresionante, así como llegar a casa luego de siete meses y sentir toda la dificultad de una casa que no fue totalmente adaptada; visitas infinitas de amigos y muchos curiosos,  me sentía expuesta en una vitrina.

Con el tiempo comencé a percibir que la mayoría de mis ¨amigos¨ ya no estarían tan cercanos, que en aquella linda noche de sábado yo no iría a recibir ningún llamado de teléfono de personas queriendo invitarme para salir. Lo peor era cuando me encontraba oyendo cómo la fiesta fue increíble, pero nadie me había invitado a ir. Fue difícil entender que yo había dejado de hacer parte de la vida de aquellas personas. La apariencia para muchos importa si, cuántas veces ya oí frases del tipo “pero ella es tan bonita”, como si la cuadriplejía y la belleza no combinaran.

Parte 3 – La reinvención

También tenía el problema de la facultad, no podría continuar haciendo enfermería, que era una gran pasión, qué iba a hacer? Fueron años de lucha para que fuera transferida para otro curso compatible con mi condición física. Si fuera hoy, pelearía por continuar en la facultad de enfermería, pero lo único que yo quería era continuar estudiando.

Finalmente, luego de cuatro años fui transferida e, irónicamente, elegí hacer arquitectura. Mal conseguía escribir con adaptador, imaginen sólo, en la primera semana de clases lo olvidé en casa, un profesor me reto tanto que resolví que iba a aprender a escribir sin adaptación, y lo conseguí.

Foto de Luciane sentada en un sofá

Aunque sin equilibrio de tronco, me acomodaba en la mesa para diseñar a mano, porque no consigo usar el mouse de la computadora, condición que cambió cuando me compré una notebook que consigo usar tranquilamente. Pero fue muy importante aprender a usar regla, trincheta y lapicera.

Siempre tuve el apoyo incondicional de mi familia. Los funcionarios de la Universidad también siempre hicieron lo posible para ayudarme, pero no fue fácil… Yo no tenía plazos de entrega de trabajo mayores, o algún tiempo de más para hacer una prueba. Fue muy, muy difícil intentar acompañar a mis compañeros, tenía clases el día entero, por lo tanto sobraba poco tiempo para estudiar, hacer los trabajos, los proyectos, no sobraba tiempo para hacer otra cosa además de la facultad.

Foto de Luciane de perfil

A lo largo de estos 12 años de lesión, supere muchas dificultades, porque ser cuadripléjica no es fácil, a veces, me siento triste, pero quién no se entristece? (teniendo o no alguna discapacidad)… Dejé de hacer fisioterapia y volví, porque es aburrido, pero es muy importante, no vivo sin terapia, descubrí que a los amigos de verdad los conquistamos independientemente de la condición física y que la ciudad es deficiente y me impide ser considerada ¨normal¨.

Acabe de ganar mi primera silla de ruedas motorizada, descubrí que la arquitectura me abrió las puertas del mundo, y va a permitirme trabajar con cuestiones de accesibilidad. Pero todavía tengo mucho que aprender, todavía no me siento bien en depender de los otros, tengo dificultad en pedir ayuda, creo que voy a molestar, cosa que ni siempre es verdad, pero estoy intentando cambiar…

No volví a caminar, pero y con eso?  Mi voluntad de no parar es mucho mayor que mi discapacidad.

* Fotos de Andri de Oliveira daocdesign.com.br


1º Paseo por la Inclusión SuperAcción San Justo

octubre 9, 2011

Descripción de la imagen: Foto de la Avenida Iriondo de la ciudad de San Justo. Sobre la foto, en el cielo el logo del Movimiento SuperAcción (un dragón en silla de ruedas) junto al texto: 1º Paseo por la inclusión, celebremos la diversidad. Sobre la calle el texto: Lugar Avenida Iriondo, trayecto Parque “20 de Junio” a Plaza “General San Martín”, día 16 de octubre de 2011, horra: 17 hs. www.superaccionargentina.wordpress.com


El circo de las mariposas

octubre 6, 2011

Por Jairo Marques en http://assimcomovoce.folha.blog.uol.com.br/

“Zente”, yo si, yo se que mucha gente tá en el trabajo y tiene que ver el blog del tío medio escondido… . Pero les voy a pedir que hagan un esfuercito y vean la primera parte de este documental increíble y tocante…

La cosa es de las buenas, de aquellas que quien frecuenta este diario rutinariamente sabe que vale a pena.

El protagonista de la peli (son 20 minutos) es Nick Vujicic. Quien pasó la info, fue la argentina y querida Pilar Nieva.

Insisto, vale la pena ver…